Consejos a tener en cuenta en caso de fuga en la conexión hidráulica de tu sistema

Hay que tener ciertas precauciones a la hora de tratar con fugas en las conexiones hidráulicas. Es el momento de disipar ciertos conceptos erróneos, así que desde Madi Control te vamos a explicar lo que no se debe hacer en caso de una fuga de conexión hidráulica.

1. No utilizar la mano para comprobar que no haya fugas

Los fluidos hidráulicos pueden superar la temperatura de 150°C, causando quemaduras graves, además, existen sistemas que manejan presiones muy altas y una fuga minúscula puede tener consecuencias terribles. Un chorro de estos fluidos hidráulicos puede alcanzar la velocidad de 180 metros por segundo, y con eso perforar la piel incluso cuando se están utilizando guantes de cuero. La industria ha sido testigo de lesiones que se han producido con presiones relativamente bajas (100 psi) y con el punto de escape del fluido a 10 cm de distancia de la mano, normalmente exigiendo asistencia médica inmediata y, en casos extremos, la amputación.

2. No apretar de más la conexión

A veces, la fuga es causada por una tuerca floja y se puede corregir mediante un simple apriete. El problema es que muchas personas exageran en este apriete, por lo que esta práctica daña la conexión y es una de las causas más comunes de fugas en las conexiones de mangueras hidráulicas. Asegúrate de estar apretando la tuerca adecuadamente en lugar de apretar más de lo necesario.

3. No dejar el sistema presurizado

Antes de la inspección, siempre despresuriza el sistema hidráulico. Esta regla se aplica incluso si se trata de un goteo lento en el suelo. La despresurización reduce la posibilidad de que el fluido hidráulico escape a chorros de un componente de la máquina durante la inspección. Advertencia: recuerda que aun con el sistema apagado el fluido podrá contener una ligera compresión.

4. No reemplazar una conexión por otra diferente solamente para ganar tiempo

Reemplaza sólo una conexión con otra exactamente igual aunque lleve tiempo conseguirla. Utilizar una conexión similar únicamente porque está disponible es un grave error. Es mejor esperar a recibir la pieza correcta, al largo plazo tiene un coste menor esperar a conseguir la conexión correcta que instalar una conexión incorrecta e incompatible.

5. No culpar solamente a la conexión

El punto de goteo no es necesariamente donde se ubica la fuga. Esta puede ocurrir en otra parte del sistema desplazándose por efectos de la gravedad. Por ejemplo, aunque el aceite esté goteando de la conexión, el origen de la fuga podría ubicarse en otro punto diferente.

6. No reutilizar un O-ring

Los O-rings deben ser cambiados siempre, incluso si estás ensamblando una conexión reutilizable. Los O-rings son susceptibles a agrietamientos los cuales comprometen su integridad al ser reensamblados.

7. No olvidarse de proteger el sistema mientras se repara la fuga

Es muy común: alguien desmonta una conexión para arreglar una fuga y deja la conexión en el suelo. Esto puede contaminar el sistema hidráulico. Es un mal hábito que reduce la vida útil del equipo.

8. No olvidarse de limpiar los extremos antes de sustituir o volver a montar una conexión

De esa manera se previene que la suciedad y otros residuos contaminen el sistema hidráulico. Estas partículas pueden incluso llegar a descomponer la maquinaria.

9. No acercar fuentes de fuego

Mantén todas las fuentes de fuego lejos de los puntos de fuga. Las personas se olvidan de que pequeñas fugas pueden generar algún tipo de vapor inflamable. Permitir la presencia de colillas de cigarrillos, utilizar encendedores para iluminación o incluso sopletes de soldadura o corte en las proximidades de la fuga son riesgos comunes para la propagación de llamas que pueden causar incendios o accidentes.

10. No ignorar las fugas

Incluso una fuga mínima puede ser señal de un problema más grande en el sistema hidráulico, perjudicando el rendimiento. Resuelve la cuestión lo más rápido posible y alargarás la vida útil del sistema.

Si necesitas asesoramiento o consejos sobre qué hacer en caso de fugas hidráulicas, solo tienes que ponerte en contacto con Madi Control. Puedes hacerlo por email (info@madicontrol.com), por teléfono 952 341 204, o visitarnos en Calle Malta, 15. Polígono Industrial Santa Teresa. 29004, Málaga. Somos expertos en todo tipo de sistemas de oleohidráulica y neumática, y estamos a la vanguardia en diseño y fabricación.

Uso de cookies

La web de Madi Control S.L. utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Haz click en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies